La falsa abnegación o el suicidio colectivo

Un capellán norteamericano afirmaba hace casi ochenta años en una revista militar, Military Review, fruto de su experiencia personal en el servicio castrense, de que las actividades religiosas constituyen en el cuartel y en el campo el mejor preventivo contra los trastornos psiconeuróticos.

Compartir

Al releer las diferencias que existen entre subordinación y abnegación, no puedo hacer otra cosa que recordar que la abnegación es también una virtud militar y consiste en la renuncia que hace uno de sus pasiones, de su voluntad, ideas, gustos y hasta de su vida en defensa de la patria. Durante mucho tiempo fueron habituales a los españoles no pocos de sus rasgos característicos entre los que Valdecasas señala “su impasible resistencia al dolor y el aguante callado del sufrimiento, las pesadumbres o las privaciones”, en base a unas creencias cristianas que se propagaron por todo el Imperio español, influyendo en el devenir de la civilización occidental porque “los hombres que disponen de su vida influyen en los acontecimientos”.

Pero, de cualquier modo, la abnegación es muy habitual y menos penosa para quien se aparece como una cruz más pesada que la del martirio.

La vida militar ajena a toda práctica de culto o de devoción, ofrece probablemente un flanco descubierto. Sin embargo, se equivocan aquellos al suponer que sólo reside, la abnegación, en el Ejército como queda demostrado en las reacciones de la sociedad occidental, no de los políticos, ante los atentados que estamos sufriendo por parte de unos “creyentes en la batalla final”, en la que las banderas del islam ondearían en la sede del Vaticano.

Gregorio Marañón

Creo que la virtud de la abnegación es la que Marañón adjudicaba al “investigador raído y al escritor famélico y al maestro sin categoría social” al decir de ellos que son “en realidad y ante la historia la verdadera aristocracia de la tierra”. Marañón se olvidaba entonces del militar; y, sin embargo, es evidente que se puede ser un buen médico, un primoroso escritor y un extremado maestro sin barrunto siquiera de abnegación. Pero la profesión militar y la profesión religiosa implican ineludiblemente una íntima vocación de abnegación y de heroísmo si han de vivir con dignidad en sus reglas. Fuera de ellas la abnegación viene impuesta por su carácter de consejo evangélico, y es precepto religioso que obliga, en ocasiones, sin excusa de riesgo y con la sola eximente de la absoluta imposibilidad, razones tan poco frecuentes y, tan módicas las exigencias de la sociedad en este punto, que, de hecho, se pueden servir todos los demás oficios y profesiones sin que la ausencia de tal virtud reste eficacia a la obra.

Comparar la abnegación en el culto islámico con el culto cristiano es caer en el desengaño y la tragedia que es consecuencia de la errada vocación, capacidad que tiene el hombre de crear a la larga el amor, tan sólo con el material de la convivencia que les hemos ofrecido y de la buena voluntad que hemos demostrado de alcanzarla.

En contra de lo que se postula en la Alianza para las Civilizaciones, me viene al recuerdo el nombre que recibe una teoría acerca de las relaciones internacionales, “El choque de civilizaciones”. Tal como se conoce hoy en día, fue formulada en un artículo de Samuel Huntington publicado en la revista estadounidense Foreign Affairs en 1993, y transformado posteriormente en un libro en 1996.

Con fundamento en la distribución de las grandes religiones describe la existencia actual de nueve civilizaciones: subsahariana, latino americana, sínica, hindú, budista, nipona, occidental, ortodoxa e islámica.

Para él, durante la guerra fría los países se relacionaban con las dos superpotencias como aliados, satélites, clientes, neutrales o no alineados, sin embargo, después de la guerra fría Huntington pensaba que los países se relacionarían como Estados miembro de cada civilización, como estados centrales, países aislados, países escindidos o países desgarrados. ¿Les suena esto de algo? Para Huntington las relaciones entre civilizaciones variarían normalmente de lo distante a lo violento, situándose la mayoría de las veces entre ambos extremos, siendo la confianza y la amistad raras, como sucede en los tiempos actuales y ejemplarizada en la guerra abierta que mantiene la civilización islámica con la occidental y la ortodoxa; no digamos ya, como ejemplo, que el islam está prohibido en la civilización nipona.

La abnegación, en contra de lo que se postula en la actualidad por la civilización occidental, no exige una abdicación de la inteligencia; antes pide su ejercicio para henchir las funciones, aparentemente vanas, de un contenido eficaz. Tampoco requiere una ascética renunciación total; no excluye el deseo de la ajena estimación, que es noble inclinación natural, cuyo útil ejercicio es de necesidad para el que sirve a la patria ya sea en la milicia o fuera de ella. Porque le falta su socorro, la sociedad occidental, padece con tanta intensidad la amargura de su propia incapacidad para luchar contra aquellos que se han armado moralmente en otras civilizaciones, que hoy, derrama acritud exhibiendo la aridez de un ideario lastimado.

Y es que al que se deja ganar por la ambición como es el caso de los responsables de mantener pura la civilización occidental, arguyendo falsa humanidad, se le da poco de la utilidad general, o del escolástico bien común, y pone en lo más alto de sus preocupaciones lo que estima su bien particular, que, en muchos casos, sólo es su inmediato bien personal, tocado con “un distintivo de amor propio que afrenta sus deseos.”

Y cuando estas ambiciones no se logran, la vocación de servir supuesta y dolorosamente fracasada, pesa como una calamidad irremediable sobre la vida de los hombres que conforman el ideario de la civilización.

No, no es abnegación lo que nos muestran nuestros dirigentes en la civilización occidental. Hay un sentido de la medida que es compañero constante de la abnegación. “El hidalgo, como el gentleman-escribe Valdecasas- huye de todo lo que puede trascender a vanidad. Hay en ellos un temple que les lleva a rechazar no sólo los honores que parezcan excesivos para la propia misión dentro de la vida social, sino hasta cualidades que acusarían con relieve excesivo la propia personalidad”.

La dejación de nuestros dirigentes, aparentemente desinteresada, de derechos, puede ser en el fondo un censurable incumplimiento de deberes que, si no exigimos, nos llevará al suicidio colectivo.

 

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*